Amnistía Internacional condenó la violencia que vive Venezuela

La entidad internacional expresó su preocupación por la represión que desplegó el gobierno de Nicolás Maduro y lamentó las dos muertes registradas este miércoles.

En medio de los fuertes hechos de violencia que vive por estos días la República Bolivariana de Venezuela, Amnistía Internacional condenó lo que llamó “la ola de violencia y represión durante las manifestaciones”, ya que, según señaló la ONG, esos hechos están “sumergiendo al país en una crisis de difícil retorno que amenaza la vida y la seguridad de la población”.

Así lo afirmó tras los informes de al menos dos personas muertas y numerosos heridos y detenidos durante las protestas que se desarrollaron hoy.

Las autoridades venezolanas confirmaron que Paola Ramírez, de 23 años, y Carlos Moreno, de 17, fueron asesinados por impactos de bala en las ciudades de Táchira y Caracas respectivamente.

“Las protestas o movilizaciones sociales son manifestaciones del ejercicio de la libertad de expresión y de reunión, todos ellos reconocidos por tratados internacionales de derechos humanos. Es inaceptable que, con sólo salir a la calle, automáticamente un venezolano o venezolana se encuentre en peligro y quede expuesto a la represión descontrolada de las fuerzas de seguridad. El derecho a la libertad de expresión, no es un derecho más, sino el más importante de toda la estructura democrática”, expresó Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

En ese marco, Amnistía Internacional exhortó a las autoridades venezolanas a “garantizar el derecho a la libertad de expresión y opinión de su población y, de manera urgente, investigar todas las denuncias de abusos a los derechos humanos cometidas durante las manifestaciones”.

Asimismo, la entidad mundial se expresó sobre el denominado “Plan Zamora”, lanzado por el gobierno de Nicolás Maduro para desplegar a las fuerzas policiales y militares conjuntamente con civiles para “preservar el orden interno”.

En ese sentido, Amnistía dijo que le “preocupa el llamado a los civiles a usar la fuerza para la que no están legitimados a través de este plan. La convocatoria es especialmente alarmante dadas las reiteradas denuncias de abusos por parte de grupos civiles armados”.