Forzados por la CIDH, Morales y la Justicia de Jujuy están a un paso de liberar a Milagro Sala

La dirigente social Milagro Sala, encarcelada por el gobierno de Gerardo Moralesy el Poder Judicial de Jujuy, estaría a punto de salir de la cárcel provincial de Alto Comedero. La situación se desencadenó tras la cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que exigió el viernes último “medidas alternativas a la detención preventiva”.

El comunicado de la CIDH llegó luego de la visita que representantes de esa entidad continental realizara a la prisión donde se encuentra Sala y registraran las condiciones de detención y las irregularidades del proceso que llevó a una celda a la líder de la Tupac Amaru.

La Comisión Interamericana recomendó opciones tales como la libertad condicional con “fiscalización electrónica” o bien, en todo caso, la “prisión domiciliaria”.

Quien dio señales sobre la posible salida de la cárcel de Milagro fue el propio gobernador Morales, arrinconado por la CIDH, quien a través de su cuenta de Twitter expresó este domingo: “No comparto que la @CIDH otorgue el privilegio de prisión domiciliaria a corruptos aunque sus cautelares son obligatorias #MilagroSala”.

El tuit del mandatario jujeño llegó 48 horas después de que él mismo afirmara que su “compromiso de garantizar la vida y la integridad personal de la señora Sala situación que, no solo fue constatada por los miembros de la CIDH sino también por la propia Corte Suprema de la Nación y el Grupo de Trabajo de la ONU”.

Al respecto, la abogada de la dirigente, Paola Álvarez Carreras, puntualizó ante la agencia Télam que “el Estado argentino tiene quince días para dar cumplimiento a lo que dice la resolución que, entre sus considerandos, habla sobre la detención arbitraria de Milagro Sala como lo había manifestado anteriormente la ONU”,

Horas antes del escueto mensaje de Morales la Casa Rosada también había lanzado algún guiño a cierto respeto a los derechos humanos. A través de un comunicado, el Ejecutivo nacional reafirmó su “respeto al sistema interamericano de derechos humanos”, al tiempo que apuntó que comunicaría la solicitud de la CIDH al Poder Judicial de Jujuy.

Por otro lado, el mensaje firmado por Morales dejó en claro que la decisión pasaría más por él mismo que por la justicia de su provincia, históricamete atada a los designios de la casa de gobierno provincial.