Francisco criticó la política migratoria en Europa

Durante la charla con periodistas sobre el avión de Alitalia que lo transportó en su viaje a Roma, el Papa criticó los muros construidos para repeler la llegada de migrantes, al tiempo que se mostró satisfecho por el acuerdo de paz alcanzado por las Farc y Colombia.

El papa Francisco aseguró hoy que se quedó “contentísimo” tras el acuerdo de paz alcanzado por el gobierno colombiano y la guerrilla FARC anunciado la semana pasada, al tiempo que criticó los muros europeos contra los migrantes “porque nunca son la solución” y reiteró que le “gustaría mucho ir a China”.

“Cuando tuve la noticia de que en marzo se va a firmar el acuerdo le dije al señor: ‘Señor hace que lleguemos a marzo, que se llegue con esta bella intención porque faltan pequeñas cosas pero la voluntad existe, de ambas partes, de ambas partes. Existe.

También en el pequeño grupo, por lo tanto están de acuerdo'”, aseguró Francisco este lunes en conferencia de prensa a modo de balance del viaje que hizo a Cuba y Estados Unidos en el avión de regreso a Roma

“Tenemos que llegar a marzo al acuerdo definitivo. Queda el punto de la justicia internacional. Yo me quedé contentísimo y me sentí parte en el sentido que yo siempre quise esto. Hablé tres veces con el presidente Santos sobre este problema, y la Santa Sede está muy abierta a ayudar como pueda”, agregó el Santo Padre durante la rueda de prensa ante medios internacionales difundida por Cuba Debate.

“Lo otro, esto es un poco personal pero debe ser sincero. Cuando el avión parte después de una visita me vienen las miradas de tanta gente, me vienen las ganas de rezar por ellos, decirle al señor: ‘Yo vine aquí para hacer algo, para hacer el bien'”, reveló el Obispo de Roma.

En esa línea, planteó que “tal vez hice mal, perdóname pero custodia toda esa gente que me ha visto, que ha pensado las cosas que yo he dicho, me ha escuchado, incluso los que me criticaron y por todos siento esto. No sé, me viene. Me perdona, es un poco personal. Esto no se puede decir en los periódicos”.

Durante la charla con periodistas sobre el avión de Alitalia que lo transportó en su viaje, Francisco criticó además los muros construidos en Europa para repeler la llegada de migrantes y aseguró que la situación “se convierte en un estado de crisis después de un proceso largo. Esto es el resultado de un proceso de años, porque las guerras de las que aquella gente huye son guerras de años. El hambre es hambre de años”.

“Cuando yo pienso en África, esto es un poco simple, eh, pero lo digo como ejemplo. Pienso en África, el continente explotado y ahora vienen las guerras rivales, pero tienen detrás intereses económicos. Y yo pienso que antes de explotar un continente, un país, una guerra, se podría hacer inversiones para que aquella gente tengan trabajo, evitaría esta crisis”, agregó.

“Es verdad, es una crisis de refugiados, como he dicho al Congreso, nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial. Y usted me pregunta sobre las barreras. Usted sabe cómo terminan los muros. Todos, todos los muros caen, hoy, mañana, o dentro de cien años, pero todos caen. No es una solución. El muro no es una solución”, detalló Francisco.

En esa línea, Francisco planteó que “en este momento Europa está en dificultades, es verdad. Debemos ser inteligentes porque viene toda aquella ola migratoria y no es fácil encontrar soluciones. Pero con el diálogo entre países deben encontrarlo. Los muros nunca son la solución. En cambio, los puentes sí. Siempre. Siempre. Eso es lo que pienso sobre los muros y las barreras. No son una solución. El problema permanece y permanece con más odio”.

Además, Francisco aseguró que “no” hubo ningún momento incómodo durante el viaje y precisó que “gracias a Dios no. Todo fue bien, no hubo ninguna provocación, todos educados. Ningún insulto, no, ninguna cosa fea”
El Santo Padre reiteró además su intención de ir a China y calificó al país asiático como “una gran nación que aporta al mundo una gran cultura y tantas cosas buenas”.

Yo dije una vez, en el avión cuando estábamos sobrevolando, volviendo de Corea que me gustaría mucho ir a China. Yo amo al pueblo chino, lo quiero mucho. Yo deseo que existan las posibilidades de tener buenas relaciones, buenas relaciones. Tenemos contactos, hablamos de ir adelante. Para mi tener un país amigo como China, que tiene tanta cultura y tanta posibilidad de hacer bien, sería una alegría”, sostuvo.

Con relación a la reciente reforma sobre los procesos de tramitación de las nulidades matrimoniales, al ser consultado Francisco aclaró que “no es un divorcio” porque “el matrimonio es indisoluble”.

“En la reforma de los procesos he cerrado la puerta a la vía administrativa, que era la vía por la cual podía entrar el divorcio”, explicó, según reproduce la agencia EFE.

“Y se puede decir que aquellos que piensan en el ‘divorcio católico’ se equivocan porque este último documento ha cerrado la puerta al divorcio que podía entrar por la vía administrativa”, agregó el Papa sobre esa reforma anunciada el pasado 8 de septiembre.