¿Granata con Redrado?

Ahora que trascendió que Amalia se separó de su pareja, muchos sacaron cuentas y especulan con que la “confesora” de Redrado (a quien le hizo un reportaje para un trabajo en la facultad) podría ser su nueva conquista. Ella misma lo negó pero… el tiempo dirá.

Hace algunas semanas Amalia Granata contó que había generado una muy buena relación con Martín Redrado. Luego de una nota que le hizo, comenzó a hablar seguido y no por temas laborales. Así reveló que el economista le confió que ya no estaba enamorado de Luli Salazar, lo que desató la polémica en la pareja, que luego terminó por separarse. Pero ahora parece que los caminos vuelven a enlazarse. Es que ayer Granata contó que le puso fin a su relación de más de dos años con Pablo Dematteis y enseguida comenzaron los rumores que la vinculaban con Redrado.

La separación se dio hace dos meses, pero decidieron mantenerla en el ámbito privado. Ayer cuando se conoció la noticia, enseguida comenzaron a sacar cuentas y todo parecía cerrarse en torno a una relación entre la panelista y el economista. Tanto fue el escándalo que la propia Granata tuvo que salir a aclararlo ya que del otro lado Luli Salazar ya se había enterado. “Por favor no inventen. Me separé hace un mes y nadie se imagina lo que yo lloré. Ya hice el duelo y por eso hoy lo puedo hablar. Si me preguntabas hace 15 días atrás lloraba, cada dos palabras y lloraba”, dijo. Y con respecto a Redrado contó: “¿Lo vi una sola vez y ahora soy la novia? Cero. Por el momento solita y feliz, con mi niña”.

Lo cierto es que más allá de los dichos de Granata, de su intento por despegarse, según trascendió Luli Salazar ya se enteró del tema y al parecer se la tiene jurada a la rosarina. Ayer Rodrigo Lussich contó en AM que el entorno de Salazar tiene que contenerla porque tiene ganas de explotar y si el romance sale a la luz no tendrá inconvenientes en ir a encararla.

Por ahora todo es una incógnita y Granata se empeña en remarcar que aún siente el dolor de la separación y Uma, la hija que tuvo con el Ogro Fabbiani, es quien la acompaña siempre.

“Para Uma es como su papá. Ella ve la relación que tenemos nosotros post separación entonces dijimos: “Ya está. Juan la quiere como una hija. A pedido de él la va a ver un día a la semana, llevarla al Mc, donde quiera, y me encanta”, aseguró. Claro que para no perder su estilo, Granata decidió tomárselo con humor, tanto la separación como las sospechas de romance: “Bajé cinco kilos y me vino bárbaro. Tenía unos kilos de más y la angustia me vino al pelo, ja ja ja. Ya hice mi duelo y mi pareja también. Uma también lo asimiló y por eso lo contamos. La relación está más que bien, incluso ayer lo estuve ayudando con cosas de su nueva casa. Super bien”. El tiempo, una vez más, es quien pondrá las cosas en su lugar.