La banda de los “robarruedas”

El martes 28 de octubre, alrededor de las 20, delincuentes detuvieron su automóvil junto a una camioneta Renault Sandero estacionada a metros del Sanatorio de la Trinidad en Quilmes. En pocos segundos le sacaron tres ruedas y escaparon con absoluta impunidad.

El caso forma parte los 300 hechos similares que se registran cada día, con bandas especializadas que por cada goma pueden obtener en el mercado negro entre 1.000 y 2.000 pesos.

“Hay bandas altamente organizadas, que se dedican exclusivamente a robar ruedas, utilizando en general camionetas utilitarias con puertas en un costado, y abordan los autos cuando sus propietarios no están en el lugar, manipulando destornilladores hidráulicos que permiten retirar dos ruedas en 40 segundos, así que la rapidez del hecho les otorga absoluta impunidad”, explicó Luis Vicat, licenciado en Seguridad Pública.

Fuentes de compañías de seguros consultadas revelaron que anualmente hay más de 110.000 robos parciales de automóviles con hurto de ruedas, a un promedio de 300 casos de manera cotidiana, lo que revela la magnitud del problema.

Otro caso: semanas atrás, en la intersección de Pasaje Tilcara y Estrada, en Avellaneda, una Renault Sandero también fue atacada por los robarruedas. “Acá es zona liberada, vienen siempre a robar ruedas de autos”, dijo un vecino de la zona. No resulta un dato menor el rol del comprador de ruedas de dudoso origen, parte responsable de que el flagelo no se detenga.

“Somos una sociedad absolutamente hipócrita, que reclama mayor seguridad, pero al mismo tiempo no tiene escrúpulos al comprar autopartes de dudoso origen o con la plena conciencia de que fueron robadas. El ciudadano que compra ilegal tiene claro que probablemente la rueda u otra autoparte que pagó a menor precio provenga de un hecho de extrema violencia, que le puede pasar a él mismo en algún momento. Tenemos que reflexionar, porque sufrimos la inseguridad, pero también la generamos y alimentamos con estas actitudes incoherentes”, explicó el experto Fabián Pons, del Observatorio Vial Latinoamericano.

Acerca del “negocio” que significa la venta de ruedas, con sus llantas incluidas, Vicat comentó que “en el mercado negro las gomas se venden a un 25% del valor real en los locales habilitados”. Así, las bandas pueden obtener entre 1.000 y 2.000 pesos por cada unidad que se roban.