La UCR y una convención muy importante

El radicalismo resolverá este sábado en su Convención Nacional el marco de alianzas electorales para enfrentar al kirchnerismo en los comicios de octubre y definirá además al precandidato presidencial de la fuerza entre el titular partidario, Ernesto Sanz, y el diputado Julio Cobos.

Los dirigentes radicales se darán cita a las 14 en el Teatro Municipal de Gualeguaychú, donde debatirán en torno a las tres opciones electorales que se presentan para sellar el marco de alianzas de cara a las PASO de agosto. En el encuentro, que promete ásperas y largas discusiones, la decisión que tomen los convencionales radicales repercutirá, no sólo en la estructura interna del partido, sino sobre el escenario electoral opositor, de cara a octubre de este año.

Una de las posiciones en debate es la que promueve Sanz, quien propone un acuerdo con fuerzas opositoras al kirchnerismo como el PRO y la Coalición Cívica, aliados de la UCR hasta hace unos meses, sin perjuicio de que el entendimiento pueda ampliarse a nivel distrital con otros espacios como el Frente Renovador de Sergio Massa.
Por su parte, Cobos puja por recuperar las alianzas del Frente Amplio UNEN y retomar el contacto perdido con el socialismo, el GEN, Libres del Sur y Proyecto Sur, aunque tampoco descarta sumar otras fuerzas por fuera del espacio si hubiera coincidencias en un eventual programa de gobierno.
La tercera alternativa es la que encabeza el senador nacional y precandidato a gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, quien impulsa un acuerdo nacional con el Frente Renovador, el PRO y el resto de los partidos que fueron socios en UNEN, como una forma de garantizar “gobernabilidad” para la próxima administración.
Fuentes del radicalismo indicaron a DyN que la Convención votará “programa, estrategia y candidato”, en ese orden, al tiempo que destacaron que ninguna determinación se tomará “a libro cerrado”.
La elección del candidato estará prácticamente atada a la definición de la estrategia electoral: si se impusiera el acuerdo con el PRO y la Coalición Cívica, Sanz quedaría mejor posicionado para consagrarse hacia el final del cónclave como el representante de la UCR en las primarias, lo mismo que ocurriría con Cobos si se votara la opción de recuperar UNEN.
En cuanto a las intenciones de Morales, el pronóstico es que su sector podría obtener el visto bueno de las autoridades partidarias para entablar acuerdos distritales con el massismo.
En el entorno de Sanz admiten como una “posibilidad” que la Convención habilite acuerdos distritales con el Frente Renovador en casos puntuales como las provincias de Jujuy, La Rioja, Formosa y Tucumán, donde los precandidatos radicales tienen sellada una plataforma común con ese sector y cuentan con predicamento en las encuestas para enfrentar al oficialismo.
No sólo consideran que sería “inteligente” tomar ese rumbo sino que aseguran que lo “propiciarán” como un modo de alcanzar consenso en un debate que se presume arduo. En ese sentido, reconocen estar aplicando una cuota de “pragmatismo” a la hora de diseñar el esquema electoral.
Los organizadores de la Convención sostienen que el problema para incluir a Massa en el acuerdo nacional es que Macri “no lo quiere”, y aclaran que, si de ellos dependiera, “no habría inconvenientes”.
De la decisión que tome la UCR dependerá cómo se organiza el armado opositor que dispute con el Frente para la Victoria. En las entrañas del centenario partido especulan que la UCR debe confluir con el PRO y aportar su caudal electoral para sellar un acuerdo de “gobierno” antes de que Macri consiga llegar en las encuestas a un techo de 30 puntos. En ese contexto, el jefe de Gobierno porteño “ya no necesitaría a nadie”.
La decisión que tomen los 337 convencionales que se reunirán en el Teatro Gualeguaychú influirá también en las chances electorales de los precandidatos presidenciales del PRO, Mauricio Macri y del Frente Renovador (FR), Sergio Massa, quienes ven en la estructura nacional del radicalismo la plataforma necesaria para llegar a la Casa Rosada.
Los radicales deliberarán en el marco de un clima de tensión que pone al partido al borde de la fractura y que incluyó fuertes críticas al titular del Comité Nacional, al que Cobos, Ricardo Alfonsín y Gerardo Morales le reprocharon “entregar el partido llave en mano al PRO”.