Luego de los insultos, la empleada denunció a Triaca por “trabajo en negro”

Si un ministro trata en su propia casa al personal doméstico de esta manera, ¿cómo esperamos que trate al conjunto de los trabajadores argentinos? Después del violento audio, la mujer denunció que no cobró la indemnización en su totalidad y que Triaca le encargaba tareas extra por las cuales pagaba “en negro”.

Se trata de Sandra Heredia, una empleada doméstica del ministro de Trabajo, Jorge Triaca. Vaya paradoja: no sólo el maltrato parece caracterizar al importante funcionario del gabinete macrista, sino incluso las prácticas laborales por las que supuestamente debería estar trabajando para erradicar.

Heredia explicó en una entrevista con America que el ministro se enojó “porque yo tardé en ir a abrir la puerta”. Luego detalló cómo desarrollaba tareas extras: “Me llamaba Claudia Vélez, su asistente en el ministerio de Trabajo, y me pasaba la agenda con las reuniones que iba a tener en la quinta”, aseveró mientras describía que dichas actividades “la cobraba en negro”.

Carlos Triaca, hermano de Jorge, contraatacó acusando que “faltaron algunas cosas” de la casa en el último tiempo, pero la trabajadora se defendió: “Nunca hubo problemas, si hubiera existido un robo habría una denuncia”, desmintió.

Heredia reconoció que cuando le requirió a Triaca un aumento de salario, el funcionario intercedió para que sea designada como delegada en la filial San Fernando del sindicato de Obreros Marítimos Organizados (SOMU). No sólo la maniobra es lamentable, sino que revela la intrínseca relación de Triaca en el gremio que fue intervenido por la Justicia.