Marcos Peña habló sobre un triunfo de Cristina: “No veo a la Argentina suicidándose”

Marcos Peña Braun es jefe de Gabinete desde diciembre de 2015 y uno de los hombres de mayor confianza de Mauricio Macri. En una extensa entrevista con Infobae repasó la actualidad de la política argentina y opinó sobre las principales figuras que disputarán la elección de medio término que se celebrará este año.

Nosotros estamos acá porque los votantes nos pusieron acá. Entonces, los que se juegan todo en esta elección son los votantes que quieren un cambio, que quieren un país distinto y que confían en nosotros para llevarlo adelante. No es al revés. Lo que más nos suma es que Cambiemos esté unido, cosa que hace dos años no era tan obvia. Para mí, por lejos, ese es el dato político más importante hoy. Como estamos unidos eso promueve que haya fragmentación de lo que está del otro lado, que creo que tiene una crisis de identidad desde hace mucho tiempo. ¿Qué es ser peronista? ¿Ser menemista, ser duhaldista, ser kirchnerista, ser cristinista, ser de La Cámpora? Han sido tantas cosas que al final no son nada. Hoy son más que nada esta expresión de gente con ambición de poder y que va adaptando su discurso para lograrlo”, precisó Peña sobre la fragmentación del escenario político y el rol de Cambiemos para estas elecciones.

Consultado por las diferencias políticas con dirigentes de Unidad Ciudadana y organizaciones kirchneristas de su misma edad, el ministro coordinador realizó una respuesta un tanto particular: “Hay como dos “hijos del 2001”. Nosotros por un lado y ellos por el otro. Y creo que ellos nacieron de una lógica muy reivindicativa, muy ligada al resentimiento y a una cosa típica de la política argentina que es vivir la aventura de otra generación. Nosotros creemos más en vivir nuestra propia aventura. Y eso pasa por el siglo XXI, por el mundo, por lo que viene, por lo que está pasando, que es apasionante y desafiante. Cuando repiten consignas de hace 40 años que fueron de sus padres y hablan de “la juventud maravillosa” y lo buenos que fueron los 70, me da pena porque coartan su creatividad y sus propias ideas. Es como usar Spotify para escuchar música de los 70″.

“Cambiemos hoy ocupa ese lugar de una idea más aspiracional, más de empoderar… La “liberación” pasa por darles las herramientas a las personas para que se puedan desarrollar y crecer a través del trabajo. Muy lejos de la idea que ellos sostienen de “todo te lo da el Estado, todo viene de arriba, le tenés que agradecer a la líder que te regala algo”. No creo en eso”,

El papel de Durán barba

“Jaime es un amigo. Trabajamos juntos desde hace 12 años en una cosa de equipo, de reflexión… Está buena la pregunta, saber quién aprende de quién. Creo que Jaime aportó muchísimo para entender que hay un nuevo votante, que hay un tiempo distinto y que en función de eso hay que organizarse metodológicamente para escuchar, para dialogar. Sobre todo porque el votante quiere otra cosa, no quiere más de lo mismo. La experiencia de alguien que viene de afuera es muy útil, su mayor agregado fue que no vivía acá”, reveló Peña.

Rápidamente comentó cómo fue que Durán Barba llegó al entorno de Mauricio Macri pero no comentó cuanto cobre y mucho menos quién le paga: “En el 2004 lo recomendaron. Veníamos de la campaña del 2003 en que habíamos hecho las cosas bastante mal en términos de no terminar de encontrar nuestra identidad ¿no? Y empezó a trabajar en la campaña del 2005. Y le ganamos a Lilita y Bielsa en esa elección”.

Unidad Ciudadana y la precandidatura de Cristina 

“Tengo un sesgo hacia el optimismo un poco alto. Trato de pensar en positivo. Es mi formación. No me cierra el escenario de que Cristina gane porque veo que hay una mayoría que quiere un cambio. Y no veo a la Argentina suicidándose y tirando todo este esfuerzo por la borda. Lo más duro ya pasó. Todavía tenemos mucho camino que recorrer, y no veo a esa enorme mayoría de argentinos diciendo “ya está, nos rendimos, no hay nada que hacer, tienen que volver Aníbal, Cristina, Moreno”, polemizó Peña.

El jefe de ministros agregó que “lo que susurra Cristina todos los días es “¿Viste que no se puede otra cosa? ¿Viste que te iban a fallar?”. No te está dando una esperanza, no puede contagiarla. Nosotros vamos a seguir laburando todos los días para demostrar que sí”.

Consultado por Florencio Randazzo, dijo que lo conoce “menos” pero que le da la sensación que “tiene una cierta dignidad que no tuvieron otros ministros kirchneristas, pero que tiene que terminar de jugar más claro y decir qué es y qué representa. Lo veo rodeado de ciertas personas y digo ¿esto es algo nuevo? Pero ojalá que sea alguien que aporte, que venga a traer ideas frescas y que dé la discusión dentro del peronismo”.

Por último negó que quiera ser presidente porque “creo que la vocación de uno tiene que estar clara desde el arranque y mi vocación siempre ha sido acompañarlo, ayudarlo. Y esta tarea es espectacular, me encanta. Con eso sobra”. Y además le dejó un mensaje a los indecisos: “A los votantes que están dudando les digo: no se olviden de que ustedes son los protagonistas de toda esta historia. Nosotros estaremos un tiempo, pero vivimos acá y nuestros hijos van a vivir acá. Y hay que pensar que la resignación y el miedo son nuestros principales enemigos. Ni Massa, ni Randazzo, ni Cristina: la resignación y el miedo“.