Millones de personas disfrutaron del “eclipse solar del siglo” en los EEUU

Estados Unidos se mantiene en vilo del “el gran eclipse” solar que atravesará el país desde la costa oeste a la este por primera vez en 99 años. Se trata de un recorrido que abarcará a 14 estados, atraerá a miles de espectadores locales e internacionales y será motivo de cientos de eventos en universidades, museos y parques.

Pero la franja en la que mejor se verá “el gran eclipse estadounidense” abarca a poco más de 112 kilómetros desde Lincoln Beach, en el estado de Oregon) hasta Charleston, en Carolina del Sur, en lo que se conoce como el “camino de la totalidad”, el trayecto donde la Luna recubrirá por completo al Sol. El período de mayor duración en que se podrá disfrutar del eclipse será cerca de Carbondale, en el estado de Illinois, donde el astro estará cubierto por 2 minutos y 40 segundos. Su recorrido parcial, es decir, cuando la Luna cubre sólo una parte del Sol, podrá también verse desde distintos países de Sudamérica, África y Europa.

En Estados Unidos, el “camino de la totalidad” ofrecerá las mejores locaciones para disfrutar del fenómeno en ciudades como Snake River Valley, Idaho; Casper, Wyoming; Hopkinsville, Kentucky; o Nashville, Tennessee. No obstante, la clave para lograr la mejor visual será el clima, que hasta el momento se presenta mayormente despejado en pleno verano boreal, a excepción de las costas donde las nubes amenazan con arruinar el espectáculo. Eso implica que los espectadores deberán anticipar una segunda alternativa y contar con la posibilidad de moverse si las condiciones climáticas no mejoran.

Así, el primer eclipse total de Sol que ocurre en tierras continentales estadounidenses en 38 años, genera expectativa entre locales y extranjeros que hace días planean llegar a algunos de los puntos relevantes de su paso para participar de los eventos organizados en varios estados del país.

Los más entusiastas podrán asistir a museos, observatorios y parques, además de participar de las tradicionales reuniones en los jardines de las casas que los estadounidenses organizan durante el verano para celebrar eventos relevantes.

Varias empresas preparan también actividades para sus empleados en los estacionamientos abiertos y terrazas de los edificios, mientras que otras decidieron dar a sus trabajadores esas dos horas libres para que disfruten del espectáculo astronómico desde donde prefieran.

El acontecimiento se celebrará hasta en el océano, donde en una conjunción entre ciencia y entretenimiento los pasajeros de uno de los cruceros más conocidos que suele recorrer el Caribe, denominado “Eclipse Total”, disfrutarán de la presentación de la cantante pop Bonnie Tyler, quien durante los 2 minutos y 40 segundos de total oscuridad en el cielo y en pleno mar, cantará su célebre himno de los 80 “Eclipse total del corazón”, informa la revista Time.

Para que la comunidad se disfrute en forma segura, la NASA y otras organizaciones difundieron una serie de recomendaciones para proteger a las personas de los efectos nocivos que puede generar en la vista el contacto directo con el eclipse.

A excepción de esos pocos minutos en los que el Sol estará completamente cubierto por la Luna, los asistentes deben utilizar los denominados “anteojos solares”, que pueden adquirirse en lugares autorizados bajo normas internacionales detalladas en una lista ofrecida por la Sociedad Astronómica de Estados Unidos.

La alta demanda llevó a que los negocios homologados agotaran los stocks de lentes especiales varios días antes del eclipse, lo que generó malestar que se manifestó en las redes sociales.

La agencia espacial estadounidense ofrece también recomendaciones técnicas a tener en cuenta, como por ejemplo “no mirar el eclipse a través de un celular, una cámara fotográfica, un telescopio, binoculares o cualquier otro tipo de aparato ocular que no contenga filtro aún cuando el individuo cuente con anteojos especiales” dado que a pesar de ello “los rayos solares concentrados dañarán el filtro y lastimarán directamente a os ojos”.

La NASA ofrecerá además la posibilidad de seguir el fenómeno con una gran cantidad de imágenes capturadas antes, durante y después del eclipse, que serán transmitidas desde 11 naves espaciales, al menos tres aeronaves, más de 50 globos y de los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional, detalló el organismo en su página web.