Peña Nieto sobre fuga de Guzmán

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, afirmó este domingo que la fuga del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán de un penal de máxima seguridad en el centro del país es “lamentable e indigna” y “una afrenta para el Estado”.

“Esto representa, sin duda, una afrenta para el Estado mexicano, pero también confío en que las instituciones del Estado mexicano, particularmente las encargadas de seguridad pública, estén a la altura, con la fortaleza y la determinación, para reaprehender a este delincuente”, dijo Peña Nieto.

El mandatario subrayó que en México las áreas “dedicadas precisamente a la reaprehensión de este delincuente están y han venido ya trabajando en este objetivo”. “Estoy siguiendo puntualmente los informes que me están rindiendo”, indicó.

En conferencia de prensa en la Embajada de México en Francia, donde realiza una visita, Peña Nieto comentó que está “en comunicación con los principales titulares de las áreas de seguridad y de procuración de justicia” del país.

Peña Nieto le pidió al titular de la Secretaría de Gobernación (Interior), Miguel Angel Osorio Chong, que coordine las acciones para volver a capturar a Guzmán.

Asimismo hizo un llamado al Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, para emprender “acciones específicas para reforzar las medidas de seguridad en los penales de máxima seguridad” en el país.

El presidente pidió a la fiscal Arely Gómez hacer “una investigación, a fondo y profunda, para determinar si ha habido servidores públicos del penal, del Órgano Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, que hayan estado en complicidad o involucrados en este hecho”.

Al mismo tiempo, Peña Nieto encomendó a Osorio Chong y Rubido que mantengan informada a la población sobre las acciones que llevan adelante para dar con “El Chapo”.

“El Chapo” Guzmán se fugó la noche del sábado de una cárcel de máxima seguridad, donde se encontraba detenido desde febrero de 2014, a través de un túnel de 1.500 metros construido en su celda, informaron las autoridades.

Guzmán, líder de uno de los carteles de la droga más poderosos y más peligrosos del mundo, ya se había fugado en enero de 2001 de una cárcel de máxima seguridad, el penal de Puente Grande, en el estado de Jalisco, y estuvo prófugo hasta su recaptura en 2014.