“Tenemos que hacer el partido perfecto”

El entrenador, de 59 años, detalló que Argentina deberá mostrar “carácter, rebeldía, espíritu de sacrificio y juego de equipo” para imponerse mañana desde las 16 en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

“Alemania es un equipo muy poderoso desde los físico, lo mentar y lo táctico. Utiliza muy bien la espalda de los volantes rivales para generar juego, por eso nosotros tendremos que tener una gran concentración, ocupar los espacios rápidamente y no arriesgar el balón en zona donde no se puede. Hay que hacer el partido perfecto”, sintetizó sobre la clave del encuentro.

En el repaso del camino a la final, el director técnico le atribuyó un “gran mérito” a los jugadores y admitió que con el correr de los partidos el equipo “ha ganado en equilibrio”.

“La distribución en el campo de juego fue diferente (en los partidos de cuartos y semifinales), ocupamos más los espacios laterales aunque con jugadores de características ofensivas (Ezequiel Lavezzi y Enzo Pérez). Antes jugábamos con tres volantes y ahora lo hacemos con cuatro”, diferenció.

Consultado por la posibilidad de contar con Angel Di María como titular, Sabella lo supeditó a la evaluación de su estado en la última práctica, que se desarrolló esta tarde desde las 18.30 en el estadio de Vasco da Gama.

Di María sufrió una lesión de grado 1 en el parte anterior del muslo derecho y se evolución en los últimos entrenamientos desperó optimismo para tenerlo disponible de cara a la final.

En una conferencia de prensa cumplida en el Maracaná, el entrenador argentino admitió que “el hecho de estar en una final del mundo es una de las mayores satisfacciones a nivel personal y profesional”.

“Y que sea en el país más ganador de la historia del fútbol es un dato no menor. Siempre he sido un admirador del fútbol brasileño, por lo que llegar a la final en Brasil es un hecho que me enorgullece aún más”, aseguró.

Sobre sus diálogos futboleros con Carlos Bilardo, último DT campeón del mundo con Argentina y actual director de Selecciones Nacionales, Sabella reveló que las charlas giran en torneo a “la importancia del mediocampo”.

“Siempre hablamos de cómo darle solidez al equipo, sobre todo en una competición como el Mundial en la que se juega seguido, con mucho desgaste y calor. El equipo siempre debe ser sólido desde lo físico, lo mental y la estructura en el campo de juego”, enseñó.

Por último, el DT reconoció que “sería muy positivo para el fútbol del país” que el seleccionado gane su tercer título mundial en la historia.

Argentina y Alemania jugará mañana desde las 16 en el estadio Maracaná la final del Mundial Brasil 2014, con el arbitraje del italiano Nicola Rizzoli.