Denunciaron al titular de la ANSES por usar plata de ese organismo para comprar deudas millonarias de empresas cercanas al gobierno

A pesar de que el presidente Mauricio Macri intenta endilgar las numerosas denuncias por corrupción que pesan sobre la mayoría de los integrantes de su Gabinete a “mafias”, el kirchnerismo y otras figuras simbólicas, se siguen sumando problemas judiciales para el oficialismo. En este caso, la Unidad Fiscal para la Investigación de delitos relativos a la Seguridad Social (UFISES) denunció penalmente a Emilio Basavilbaso, el director Ejecutivo de la ANSES, y otros cuatro funcionarios PRO, por usar la plata de los jubilados ahorrada en ese organismo para comprar deudas millonarias de empresas cercanas al Gobierno.

El fiscal a cargo de la UFISES, Gabriel de Vedia, demandó a Basavilbaso, Santiago Bausili (secretario de Finanzas), Rodrigo Pena (secretario de Hacienda), Sebastián Galiani (secretario de Política Económica), y Juan Martín Monge (subdirector Ejecutivo de Operación del FGS) por los delitos de incumplimiento de deberes de funcionario público, negociaciones incompatibles y administración infiel en perjuicio de la administración pública.

La demanda del organismo judicial fue presentada en la Cámara Federal y recayó por sorteo en el Juzgado de Rodolfo Canicoba Corral, con intervención del fiscal Federico Delgado.

El representante del Ministerio Público Fiscal consideró que las operaciones realizadas por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad, donde se concentran los ahorros de los abuelos, estarían beneficiando “reiterada e infundadamente” a dos empresarios que podrían tener vinculaciones con el macrismo.

Según la denuncia, hubo supuestas irregularidades en las compras que en enero hizo el FGS con obligaciones negociables de dos empresas energéticas: Pampa Energía, de Marcelo Mindlin, y Genneia, en la cual participa el banquero Jorge Brito, por alrededor de $540 millones.

Luego de iniciada la investigación de De Vedia, se obtuvo documentación que permitiría verificar una relación comercial entre Mindlin -presidente y uno de los principales accionistas de Pampa Energía SA y Petrolera Pampa SA, y dueño de IECSA, la constructora fundada por los Macri- y Joseph Lewis (cuyas compañías también participarían en el capital social de las empresas mencionadas). Ambos empresarios poseen fuertes intereses económicos en el sector energético argentino.

Mindlin está vinculado además al Grupo Obras, Desarrollos y Servicios (Grupo ODS), que está compuesto, entre otras empresas, por la Sociedad Argentina de Construcción y Desarrollo Estratégico (“SACDE SA”). En marzo de 2017 el también dueño de Edenor habría comprado IECSA a Ángelo Calcaterra, primo de Macri.

Por su parte, Lewis, titular del Grupo Tavistock de inversiones privadas, mantendría vinculaciones comerciales con Pampa Energía a través de las empresas Labmex International SARL y Hidden Lake Holdings SA. El empresario inglés, además, mantiene una relación de amistad con el líder PRO, de acuerdo con las propias declaraciones públicas de éste último y a que hasta incluso suele pasar vacaciones en la mansión de Lewis en el sur argentino.