Diputados aprobó la primera ley del año, 40 días después de la apertura de sesiones

Votaron gratuidad de energía a electrodependientes

Siete semanas y 40 días después del inicio del año parlamentario la Cámara de Diputados consiguió aprobar la primera ley en lo que va del año. Fue ayer, tras tres intentos consecutivos y frustrados del oficialismo y la oposición de imponer temario propio, en apenas 48 horas, y sirvió para darle media sanción a la ley que establece un régimen diferencial y gratuito del servicio eléctrico a los hogares con pacientes electrodependientes, el único texto que se logró consensuar en un Congreso teñido con perfume electoral.

El texto aprobado, elaborado por el diputado del Frente para la Victoria (FpV) Carlos Castagnetto, modificado en comisiones y que ahora espera ser tratado en el Senado, garantiza a “aquellas personas que requieran de un suministro eléctrico constante” un “tratamiento tarifario especial gratuito” y un servicio permanente. También, la empresa distribuidora del servicio de energía eléctrica les deberá entregar un grupo electrógeno y habilitar un 0800 exclusivo para estos usuarios. Mientras que el Ministerio de Salud pondrá en funciomiento el “Registro de Electrodependientes por Cuestiones de Salud”, donde deberán inscribirse los que quieran acceder a este régimen diferencial.

Se cayeron las sesiones especiales convocadas
por la oposición por el conflicto docente

Pero la jornada legislativa empezó mucho más temprano, cerca de las 9.30. A esa hora estaba citada la sesión especial pedida por el Frente Renovador, con la intención de aprobar un proyecto para poner en funcionamiento una “Mesa de Diálogo y Consenso para Garantizar la Educación Pública”, una propuesta que no pasaba de lo declarativa. Avisados de la falta de apoyo, el massismo decidió levantarla antes de exponerse al vacío del recinto.

Un rato después le llegó el turno al kirchnerismo, quien había acordado una sesión con los diputados de izquierda, los puntanos de Compromiso Federal y otros bloques menores para tratar un sólo expediente, que ordenaba la convocatoria en un plazo de cinco días desde sancionada la ley a la paritaria nacional docente. A esta sesión se sumó, sin previo aviso, el Bloque Justicialista. También participó el diputado del Frente Renovador y miembro del triunvirato que conduce la CGT, Héctor Daer.

Tuvieron que fracasar estas dos sesiones especiales hasta llegar a la consensuada, por el proyecto de electrodependientes. Cambiemos levantó la segunda que había convocado para ayer, con un temario amplio y heterogéneo, que tampoco tenía quórum. Lo mismo había vivido el oficialismo el martes, cuando sorpresivamente llamó al recinto para tratar textos de repudio a la situación política en Venezuela, que naufragó por el rechazo pleno de la oposición y hasta sugestivos faltazos de los propios, como el de Elisa Carrió.

Ayer mismo hubo contactos entre los jefes de bloque de PRO, Nicolás Massot, de la UCR, Mario Negri, y del Frente Renovador, Graciela Camaño, buscando un acercamiento para intentar volver a reunir a la Cámara la próxima semana y no profundizar la parálisis parlamentaria.