El huracán “Patricia” impactó en la costa mexicana

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) aseguró que “Patricia” se desplaza a 22 kilómetros por hora en dirección nor-noreste, y ya se evacuaron a miles de personas de los estados de Jalisco, Colima y Nayarit, donde los fuertes vientos y lluvias tendrán mayor impacto, según consignó la agencia DPA.

Albergues y refugios temporales fueron instalados en esos estados, donde los fuertes vientos derribaron árboles y letreros mientras que en el estado de Colima, las lluvias empezaron a caer con fuerza con oleaje elevado, así como en la turística zona de Puerto Vallarta, en Jalisco.

“El huracán Patricia ya está en la costa de México. No salgan. Protéjanse y sigan indicaciones de Protección Civil. Estoy al pendiente de ustedes”, escribió el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en su cuenta de Twitter.

El mandatario había dicho que el país “enfrenta una amenaza de gran escala” por “Patricia”, el huracán más potente del que se tenga registro en la historia, de acuerdo con la Conagua. Antes del impacto del huracán, el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, informó que en Nayarit se evacuó a la mitad de los 15.000 turistas, entre internacionales y nacionales, que se encontraban en la Riviera de Nayarit.

En Jalisco y Colima también se evacuaron a miles de personas en tanto el Ejército estableció un centro coordinador de operaciones con 2.500 militares en la costa de Jalisco y un batallón con maquinarias al tiempo que mandó cocinas comunitarias a la región para atender a los evacuados, como parte del Plan DN-III de emergencias.

Además, fue enviado un contingente inicial de 400 policías federales con la misión de “proporcionar apoyo a la ciudadanía y alertar de los posibles efectos que pudiera traer consigo este fenómeno natural”, según informó la Comisión Nacional de Seguridad.

En las zonas turísticas, varios hoteles sirven de refugio. Además, los habitantes que no acudieron a los albergues instalados acondicionaron sus casas y comercios de acuerdo con las instrucciones de las autoridades.

La empresa Petróleos Mexicanos suspendió el suministro de combustible, los bancos y las escuelas cerraron, mientras que personal de Protección Civil o policías hacían recorridos llamando a evacuar las zonas peligrosas.

Antes del impacto del huracán, se interrumpió el servicio de energía eléctrica en varios municipios con alto riesgo.