Suman 65 los miembros de la Iglesia argentina acusados por abuso

Luego de conocerse la denuncia contra el cura Carlos José, quien hoy renunció al sacerdocio, ya suman 65 los miembros de la Iglesia denunciados por abuso sexual desde que en 2002 estalló el escándalo del cura Julio César Grassi.

De esta manera, en el país más de cuatro curas son denunciados, en promedio, cada año por haber cometido abuso y de todos ellos, hasta ahora, sólo tres fueron condenados con la máxima pena dentro de la Iglesia, la expulsión del sacerdocio.

Dos mujeres contaron los abusos a los que las sometió el ex sacerdote José cuando eran menores hace más de una década, a partir de una investigación periodística. El cura, quien se desempeñaba en el colegio San Francisco Javier, en la localidad bonaerense de Caseros, está acusado por los delitos de abuso sexual simple y agravado.

Hoy el vicario de San Martín confirmó que el sacerdote presentó su renuncia como párroco de San José Obrero, una parroquia ubicada en el mismo predio del colegio. “La renuncia es al estado eclesiástico, significa que no puede ejercer el ministerio ni depende de ningún obispo. En términos populares, deja de ser cura”, aseguró.