Matan a otro afroamericano en Detroit

Mientras que en Baltimore estalla la ira de los afroamericanos ante los métodos brutales de la policía, en Detroit un joven de 20 años, sospechado de robo y armado con un martillo, fue asesinado por un policía. Ya se abrió una investigación sobre el caso y se esperan para esta noche protestas callejeras, informó la prensa.

Las protestas se esperan en cercanías del lugar donde Terrance Kellom, el joven de 20 años, fue asesinado. “El agente se sintió en peligro porque el sospechoso se acercaba armado con un martillo”, afirmó el jefe de la policía de Detroit, James Craig.

La procuradora estadounidense, Barbara McQuade, afirmó que las autoridades están recabando datos y analizando la situación. “Fue una tragedia. El trabajo de la policía requiere en algunos casos el uso de la fuerza, pero los agentes deben usarla solo cuando es razonable en ciertas circunstancias. En situaciones como esta es importante proteger los derechos de lavíctima y del policía. Por eso, estamos monitoreando de cerca las investigaciones”, destacó la fiscal.

La tensión y la violencia comenzó a extenderse, después de comenzar en Ferguson, pasa por Baltimore, donde la semana pasada perdió la vida otro ciudadano negro, Freddie Gray, de 25 años, muerto poco después de su detención, y ahora en Detroit.

La noche pasada la población de Baltimore, por ejemplo, vivió momentos de muchas tensión al punto de que algunas calles de la ciudad parecían “como una zona de guerra”.

En el este, fueron incendiados varios edificios, entre ellos uno en construcción que ardió por gran parte de la noche. En el oeste, los enfrentamientos con la policía culminaron con la devastación de un CVS, la tienda convertida en símbolo de los desórdenes en el corazón de un barrio de alta tasa de desocupación, donde calle tras calle, fuera de la vista, hay miles de viviendas abandonadas y tapiadas.

El último balance de los daños suministrados por la oficina del alcalde habla de al menos 15 edificios en llamas, 144 vehículos incendiados, decenas de vidrieras rotas. Además de los saqueos registrados en varios negocios y centros comerciales. En el transcurso de los enfrentamientos resultaron heridos 15 agentes de Baltimore, entre ellos seis de gravedad, y los manifestantes arrestados son 235, 34 de ellos menores de edad.

Frente a esa situación, el gobierno de Baltimore se vio obligado a declarar el estado de emergencia y desde esta noche a las 22 y hasta las 5 de la mañana entrará en vigor el estado de sitio.

Estos hechos hicieron necesario la intervención del presidente en persona: Barack Obama habló hoy de condenar la violencia, para aquellos que “no tienen perdón”, dijo. Pero también para prometer que sobre el caso de Freddie Gray “sirve transparencia”, para admitir que “no toda la policía hace la cosa justa”.