Quién es quién entre los fondos buitre

El juez Griesa estar “sorprendido de que algunos de los principales holdouts no hayan tomado la oferta”. NML y Aurelius, quienes encabezan esta postura, están integrados por ejecutivos que tuvieron distintos roles en el conflicto.

Mientras que los cuatro fondos buitre más duros, encabezados por NML y Aurelius, de los magnates Paul Singer y Mark Brodsky, se negaron aceptar la propuesta de la Argentina durante las negociaciones realizadas esta semana, los que acataron la oferta, como el fondo de Kenenth Dart, solicitaron al juez Thomas Griesa que levante la medida cautelar que pesa sobre nuestro país para poder cerrar el acuerdo.

El mediador designado por Griesa, Daniel Pollack, reveló que las negociaciones con los cuatro grandes fondos reticentes a aceptar la propuesta que implica una quita del 25% de la sentencia “no fueron resueltos esta semana”, a pesar de las “intensas discusiones” que llevaron adelante “hasta altas horas de la noche”.

Pollack puso en duda si los acuerdos con estas cuatro firmas “serán alcanzados”, pero afirmó que continuará “haciendo todo lo que esté” en su poder “para que eso ocurra”.

El mediador reiteró, a través de un comunicado, que “cualquier y todos los acuerdos” alcanzados con los holdouts están sujetos al levantamiento de la “Ley Cerrojo y la Ley de Pago Soberano por parte del Congreso argentino”; y al “levantamiento o disolución” de la medida impuesta por Griesa que impide al país el pago a los bonistas reestructurados.

Ayer se conoció que Griesa está estudiando levantar la medida cautelar que pesa contra el país, en los bonos de deudas reestructurados en 2005 y 2010, a pedido de la Argentina, y obligó a los fondos buitre a presentar su descargo -tienen tiempo hasta el 18 de febrero- para justificar si están en contra de esta medida de permitir los pagos de deuda de la Argentina.

La Argentina cuenta con el apoyo de los holdouts que ingresaron a la oferta. De esta forma, el fondo buitre del magnate Kenneth Dart, EM, envió su posición de apoyo al país para que Griesa levante la medida cautelar en cuestión.

Fue a través de Kenneth Johns, quien se presentó ante Griesa como abogado de la familia Dart en los últimos 30 años, y como un letrado familiarizado con el default argentino.

En una carta enviada al juez neoyorkino, Johns consideró que el apoyo al país del fondo buitre que litiga contra la Argentina desde el 2002 “está condicionado a que Argentina reciba un alivio pleno acerca de esta medida, porque consideramos que la Argentina no podrá ejecutar el acuerdo acordado con EM a menos que la Corte otorgue el alivio en todos los casos afectados”.
A la vez, Dart espera que la Argentina derogue la Ley Cerrojo, para sellar definitivamente el trato.

Además del fondo de Dart, solicitaron la misma acción Montreaux y Los Angeles Capital, Córdoba, Capital, y Wilton Capital.
En tanto, Aurelius, uno de los díscolos, se mostró duro esta tarde con la posibilidad de alcanzar un acuerdo y sentenció que dada la posibilidad entre “el recorte sustancial que han ofrecido, continuar las negociaciones y litigar, Argentina eligió litigar”, sostuvo el fondo con tono desafiante.

Al respecto, la canciller Susana Malcorra cuestionó hoy la postura intransigente de algunos holdouts. “Algunos holdouts están apostando más a cobrar un alto interés que a encontrar una solución”, dijo, aunque se manifestó “optimista” respecto del alcance de una resolución del conflicto y definió a la oferta del Gobierno como “razonable”.

Por último, para el director Ejecutivo de la Red Jubileo en Estados Unidos, Eric LeCompte, Griesa está presionando adecuadamente a los fondos para que acepten el acuerdo de pago y dijo estar “sorprendido de que algunos de los principales holdouts no hayan tomado la oferta”, que implica un pago en efectivo total por 6.500 millones de dólares, a quienes tienen litigio en Nueva York.